Lluvia de ideas para negocios innovadores

Fomentar la creatividad y sistematizarla es una actividad para ganar competitividad

En la última entrada hablamos de la importancia del proceso de creatividad e innovación en toda la cadena de producción de proyectos innovadores. Ahora queremos compartir algunas de las técnicas y herramientas que podemos utilizar para llevar adelante esta práctica en.

Existen muchas y muy variadas herramientas válidas tanto para el trabajo individual como grupal. Y es que emprendedores o directivos encargados del management de una empresa pueden comenzar a desarrollar estas tareas para lo que tiene que ver con las actividades propias, y una vez valorados los resultados, ampliarlos a los grupos de trabajo que comandan o de los que forman parte.

La primera que vamos a compartir es una bien conocida: el brainstorming. La lluvia de ideas es una técnica grupal que consiste básicamente en anotar en una pizarra las ideas surgidas de manera no sistematizada en un grupo de personas para que después puedan discutirlas y seleccionar una de ellas.

  • Favorece el trabajo en equipo
  • Permite ‘salir de la caja’. Se aceptan todas las ideas
  • Retroalimenta la creatividad individual a partir de los aportes del resto

Es preferible poner en conocimiento previamente a los participantes el problema principal a resolver, de modo que incluso puedan concurrir a la reunión con algunas ideas anotadas. Al mismo tiempo, es importante resaltar que las críticas están prohibidas, todas las ideas (incluso las absurdas) favorece el proceso creativo. La idea es generar tantas ideas como sea posible, incluso más de 100 en una sesión larga.

Luego debemos dar unos minutos para que los participantes analicen las ideas y escojan las que les parecen más viables. Así procederemos a puntuarlas, para después cuestionarlas y hacer un ranking con las mejores. Tenemos que tener en cuenta que considerar las ideas absurdas puede aportarnos aproximaciones al problema que resulten constructivos para la solución finalmente elegida y puesta en práctica. Acá una idea de cómo estructurarla con herramientas digitales.

La otra herramienta que queremos compartir hoy es una de trabajo individual: los mapas mentales. Esta técnica puede resultar específicamente útil a quienes tienen un canal de comunicación ‘visual’, ya que a partir de una palabra o concepto clave que utilizamos como punto de partida iremos añadiendo ideas en forma de ramas de un árbol o de estructura radial.

No existe una forma predeterminada de hacer las conexiones, más bien, se espera que podamos visualizar las relaciones que nosotros mismos hacemos de la situación presentada. A partir de ellas también se facilita el surgimiento de nuevas ideas. ¿Cómo se ve? Hacé click acá.

  • Buscar una palabra clave o concepto que represente el problema
  • Ayuda usar colores para definir la jerarquía de las ideas volcadas
  • Establecer principios de conexión de las ideas, para ordenar las jerarquías propuestas
  • No es necesario recorrer cada idea de principio a fin secuencialmente, se vale saltear
  • Lo fundamental es que el flujo de ideas sea constante
  • Ramificar el mapa mental hasta el máximo posible

Las dos técnicas anteriores tienen en común que son maneras de ‘bajar a papel’, ya sea de manera individual o colectiva, posibles soluciones a problemas, y de esta manera facilitamos explicitar y filtrar las ideas que tenemos dando vueltas en la cabeza. Al mismo tiempo, nos impulsa a la acción y a la resolución.

Por último, queremos compartirles otra de las técnicas de creatividad para tomar decisiones complejas en equipo, que nos ayuda a ordenar las ideas y a ser objetivos, tomando distancia de las emociones (aunque dándoles su lugar también) que suelen condicionar nuestra acción. Es la técnica de los Seis Sombreros. Acá te dejamos un link para que puedas descubrir de qué se trata y cómo se aplica.

Es clave poder darle lugar a los resultados de ser puestos en práctica. Es así como le daremos la vuelta al proceso completo y podremos valorar los resultados obtenidos. Con ellos, llegaremos a valorar cada una de las técnicas, según nos resulten más o menos útiles, y nos sentiremos incentivados a darle continuidad.

¿Vos usaste alguna vez alguna de estas técnicas? ¿Te resultó práctica? ¿Obtuviste buenos resultados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 4 =

Abrir chat
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?